Cómo ayuda una tarjeta de puntuación equilibrada a la hora de diseñar una estrategia en una organización

Las empresas establecen un cuadro de mando integral para alinear todas las actividades de la empresa. Este tipo de marco de administración del desempeño agrega medidas no financieras a las métricas financieras tradicionales y brinda a los líderes de la compañía una visión más equilibrada de cómo van las cosas. Al realizar un seguimiento de las medidas no financieras, puede asegurarse de evaluar adecuadamente sus relaciones con los empleados, clientes y proveedores, y su capacidad para mantener un negocio sostenible.

Aclara los objetivos estratégicos

Un cuadro de mando integral ayuda a redactar la estrategia organizativa al definir qué es importante para la empresa. La producción de informes, las operaciones del programa y las métricas de prestación de servicios ayudan a su empresa a evaluar qué tan bien está funcionando y dónde debe prestar más atención, según la visión y la misión de la empresa. Por ejemplo, si la satisfacción del cliente es una prioridad máxima, las estrategias para mejorar y mantener altos niveles se vuelven imperativas.

Comunica misión y visión

Un cuadro de mando integral ayuda a los gerentes a comunicar la misma misión y visión en toda la empresa, en todos los niveles. La toma de decisiones y la priorización se vuelven más fáciles porque el cuadro de mandos establece criterios para los programas aplicables. Por ejemplo, si los procesos de negocios internos tardan demasiado tiempo, las iniciativas de mejora de procesos pueden tener prioridad sobre otros trabajos, como exigir a los empleados que completen cursos de capacitación para mejorar las habilidades de presentación.

Refina medidas y métricas

La revisión de un cuadro de mando integral como parte del proceso de gestión estratégica puede revelar que está siguiendo las cosas equivocadas para guiar realmente los planes futuros de su empresa. Por ejemplo, si su tarjeta de puntuación equilibrada solo informa la cantidad de horas de capacitación completadas por sus empleados, es posible que esto no refleje la cantidad de empleados que están listos para asumir roles de liderazgo. Si la planificación de la sucesión es importante para su empresa, modificar su métrica para reflejar el impacto en los negocios de los cursos de capacitación, como los contribuyentes individuales listos para asumir roles de administración, tiene más sentido.

Habilita el análisis de rendimiento

Hacer las cosas correctas en el momento adecuado con las personas adecuadas requiere experiencia y habilidad. La creación de un cuadro de mando integral le ayuda a controlar cómo se están ejecutando sus empleados en los planes actuales. Al aplicar un análisis FODA, puede identificar las fortalezas para ampliar y las oportunidades para explotar. También puede revelar sus debilidades y amenazas potenciales. Desarrollar un cuadro de mandos y alinear todas las actividades a él puede ser una transformación. Refleja y conecta la misión, visión y valores de su empresa.

Gobierna las actividades operativas

El cuadro de mando integral ayuda a definir las estrategias clave y los resultados esperados. Estas áreas de enfoque principales ayudan a los empleados a comprender en qué deben actuar hoy y qué deben dejar de lado hasta que las condiciones del mercado se conviertan en actividades adicionales. Sin los procesos automatizados de recopilación de datos e informes asociados con la generación de tablas de puntuación, cada departamento podría seguir su propia estrategia. Un cuadro de mando integral unifica y gobierna las operaciones de la empresa.

Recomendado

La importancia de una PMO en la gestión de cartera
2019
Cómo construir un negocio de panadería en línea
2019
Acuerdo de fusión LLC
2019